Junio 12, 2019

Cómo elegir acciones usando el análisis fundamental y técnico

Hay muchas maneras de elegir acciones. Tradicionalmente, los inversionistas a largo plazo han confiado en el análisis fundamental, que examina la estructura de gestión de una empresa, los competidores, la posición de la industria, la tasa de crecimiento, el potencial de crecimiento, los ingresos y las ganancias para intentar determinar si es un buen valor. Muchas métricas, como ganancias por acción, relación precio-ganancia, crecimiento de precio a ganancias y rendimiento del dividendo se han desarrollado para comparar dos empresas con precios de acciones diferentes, una cantidad diferente de acciones en circulación o solo diferentes estructuras corporativas, una al lado de la otra.

Los operadores a corto plazo a menudo dependen del  análisis técnico, que se centra en los patrones dentro de los gráficos de acciones para pronosticar tendencias futuras de precios y volumen. El análisis técnico asume que los patrones y movimientos futuros a menudo serán similares a los patrones y movimientos anteriores. Los seguidores del análisis técnico suelen creer que los gráficos reflejan toda la información que se conoce públicamente sobre una empresa en particular, mediante aquellos que la están negociando y sus actividades se reflejan directamente en cómo emergen los patrones de los gráficos.

¿Qué tipo de análisis es adecuado para usted?

Por lo general, el tipo de análisis que elija depende de su estrategia de negociación general. Esencialmente, se cree que cuanto más a largo plazo sea la estrategia, mayor será el énfasis en los principios básicos; cuanto más corta sea la estrategia, mayor será el énfasis en los aspectos técnicos. Sin embargo, ambas formas de análisis son importantes, e ignorarlas puede pasar por alto información valiosa. Y dado que la duración prevista de una operación puede cambiar, emplear ambas formas de análisis podría ser su mejor enfoque.  

Tanto inversionistas a largo plazo como operadores a corto plazo pueden mejorar sus posibilidades de éxito al utilizar los principios básicos para seleccionar al candidato, y factores técnicos para determinar el precio de entrada o salida ideal.    

Primero, céntrese en los principios básicos

Los inversionistas que utilizan análisis de los principios básicos a menudo se dividen en dos categorías:

  • Inversionistas de crecimiento, que otorgan mayor prioridad a las perspectivas futuras de una empresa en particular.
  • Inversionistas de valor, que otorgan mayor prioridad a si el precio actual de las acciones está alineado con la salud de una empresa en particular.

Estrategia del inversionista de crecimiento

El único propósito de las corporaciones es crecer, de modo que eventualmente puedan obtener una ganancia y devolver parte de esa ganancia a los accionistas. Muy pocas empresas nuevas son rentables inmediatamente. Pero si pueden mostrar un fuerte crecimiento de ingresos inicialmente, incluso mientras pierden dinero, los inversionistas en crecimiento invertirán en ellos con la esperanza de que las ganancias eventualmente se materializarán. Cuando suficientes inversionistas están motivados de esta manera, posiblemente porque una empresa tiene un producto innovador o una ventaja competitiva, los precios de las acciones de estas empresas serán impulsados hacia arriba por los compradores; cuanto más compradores, más alto subirán los precios. Como resultado, las tasas de crecimiento históricas y proyectadas son, por lo general, los factores más importantes para los inversionistas que compran acciones de empresas relativamente nuevas.

Estrategia del inversionista de valor

Los inversionistas de valor buscan empresas más grandes y establecidas que parezcan tener un precio inferior al nivel que se esperaría en función de sus ingresos o ganancias por acción. Los inversionistas de valor a menudo se enfocan en empresas que son líderes en su industria, aunque sus tasas de crecimiento hayan disminuido, porque a menudo pagan dividendos estables. Las acciones de valor a menudo tienen relaciones precio-ganancia bajas y pagan por encima de los dividendos promedio, pero operan a un precio muy bajo o inferior al valor contable (activo tangible total menos pasivos totales). A veces, la inversión en valores se describe como invertir en grandes empresas a un buen precio, no simplemente comprar acciones baratas.

Selección de acciones mediante el análisis de los principios básicos

Una vez que haya identificado si está buscando acciones de valor o crecimiento, puede usar la herramienta de selección de acciones en Schwab.com para obtener un conjunto de acciones, lo que le ayudará a reducir las opciones a una lista manejable de candidatos de calidad.

Fuente: StreetSmart Edge®

Cuando realice una selección de acuerdo con los principios básicos, considere limitar su análisis solo a aquellas acciones que tengan una Calificación de Capital de Schwab (Schwab Equity Ratings, SER) de "A" o "B", ya que se consideran candidatos de "compra”. En el ejemplo a continuación, utilizando este criterio se reduce el universo de opciones de aproximadamente 2800 candidatos a alrededor de 824 candidatos.

Fuente: StreetSmart Edge®

Selección de crecimiento

Dado que Schwab Equity Ratings ya tiene en cuenta muchos principios básicos, para simplificar las cosas, los inversionistas que buscan acciones de crecimiento deberían considerar las acciones que tienen un historial de sólido crecimiento de ingresos, así como un sólido crecimiento de ingresos proyectados y ganancias sólidas proyectadas. En el ejemplo a continuación, al seleccionar estos tres criterios adicionales se reducen aún más las opciones de 824 candidatos a solo seis candidatos. Y, nuevamente, puede reducir aún más sus elecciones mediante la selección de valor, que explico a continuación.

Fuente: StreetSmart Edge®

Selección de valor

Aunque hay varias métricas que puede usar al buscar acciones de valor, un enfoque simple es considerar las acciones que tienen:

  • Un rendimiento de dividendos por encima del promedio (pero no demasiado alto)
  • Baja relación precio-ganancia
  • Un precio menor que el valor contable de la empresa

A medida que busca, sea cauteloso con las acciones de alto rendimiento de dividendo, ya que podrían ser demasiado buenas para ser reales. En una nota similar, tenga en cuenta que algunas acciones pueden parecer baratas, pero sus precios bajos podrían deberse a los productos obsoletos de la empresa, mala gestión, patentes vencidas, demandas pendientes, etc.

En el ejemplo a continuación, al seleccionar estos tres criterios adicionales, se reducen las opciones de 824 a solo cinco.

Fuente: StreetSmart Edge®

Después de continuar con su investigación sobre las cinco correspondientes de esta selección, puede seguir el proceso de análisis técnico para reducir aún más sus opciones.

A continuación, céntrese en los aspectos técnicos

Hay tres pasos principales para la elección de acciones basada en el análisis técnico: selección de acciones, escaneo de gráficos y configuración de la negociación. Con la selección de acciones, la meta es obtener una lista de 20 o 25 candidatos mediante la clasificación rápida a través de miles de acciones utilizando un conjunto de criterios técnicos. Luego intentará reducir esa lista a tres o cuatro candidatos mediante la exploración de los gráficos para detectar posibles entradas. Por último, realizará un análisis de gráficos más detallado y elegirá con el cual negociar.

Para ilustrar este proceso, supongamos que usted es un operador de swing que tiende a mantener una acción entre unos días a unas pocas semanas.  

Seleccionar las acciones mediante el análisis técnico

Para configurar una selección, considere los siguientes elementos:

  • Precio y capitalización bursátil. Este puede ser un buen lugar para comenzar, ya que le permite eliminar muchas acciones de inmediato. Por ejemplo, si no está interesado en acciones con un precio superior a 100 USD, podría excluirlas en la selección.
  • Sectores e industrias. Con la herramienta del sector StreetSmart Edge®, busque grupos de industrias y sectores fuertes si desea invertir a largo plazo y débiles si es a corto plazo. 
  • Impulso. El operador técnico generalmente quiere identificar acciones fuertes y en alza para compras potenciales y acciones débiles de tendencia bajista para el corto plazo. Para encontrar acciones que se ajusten a estos patrones, considere el análisis del promedio móvil. Los promedios móviles son indicadores de tendencia que suavizan los movimientos de precios diarios para darle un sentido de la tendencia. También pueden actuar como niveles de soporte y resistencia. Un simple promedio móvil se calcula al promediar los precios de cierre durante un período de tiempo, dando igual peso a cada cierre.

Para posiciones a largo plazo, podría considerar que las acciones estén por encima de su promedio móvil de 20 días y que su promedio móvil de 20 días esté por encima de su promedio móvil de 50 días. Para posiciones a corto plazo, podría considerar que las acciones estén por debajo de su promedio móvil de 20 días y que su promedio móvil de 20 días esté por debajo de su promedio móvil de 50 días. Para la liquidez, puede buscar acciones que se negocien al menos 200 000 por día. Muchos operadores utilizan estos valores, pero tal vez desee ajustarlos para sus propias necesidades.

Gráficos de selección

Ahora, escanee los gráficos de los candidatos generados desde su selección y busque acciones con buenos puntos de entrada. Entre las diferentes consideraciones, existen dos estrategias de ingreso comunes para la negociación swing: rupturas en la dirección de la tendencia (nuevos niveles altos o bajos) y desaceleraciones.

Para las rupturas en posiciones a largo plazo, considere ingresar en el primer nuevo máximo, o tal vez el segundo, después de que la acción haya operado lateralmente durante unos días. Para las rupturas en posiciones a corto plazo, considere ingresar en el primer o segundo nuevo mínimo después de unos días de movimiento lateral. Con la estrategia de desaceleración, querrá ver la acción correcta durante unos días en la dirección opuesta a la tendencia. Luego, puede considerar adquirir en esa debilidad a corto plazo en las posiciones a largo plazo y vender en esa fortaleza a corto plazo en las posiciones a corto plazo.

Configuración de operación

A continuación, examine los gráficos de las acciones que superaron el paso dos y elija a aquellas con las que operará al día siguiente. Asumiremos, para facilitar la discusión, que prefiere las entradas de desaceleración y ha reducido sus elecciones a dos candidatos de compra, las acciones A, (figura 1) y las acciones B (figura 2). Para ayudarle a decidir, utilice patrones de precios, volumen, promedios móviles y una herramienta adicional, el oscilador estocástico (stochastic oscillator).

Utilice el indicador estocástico

El indicador estocástico compara el lugar en el que el precio de un valor es relativo a su rango de precios durante un período de tiempo determinado. Una versión consta de dos líneas, %K (línea rápida) y %D (línea lenta). Los valores pueden variar de 0 a 100, con una lectura de más de 75 que indica que las acciones pueden estar "sobrecompradas" y posiblemente sobrecargadas en el alza. Las lecturas menores de 25 indican que las acciones están "sobrevendidas" y posiblemente sobrecargadas en la baja.

Cuando una acción se encuentra en un rango de negociación y los valores estocásticos se mueven al sobrecomprado o sobrevendido, busque una reversión de precios. Esto es especialmente cierto cuando la línea rápida cruza de abajo arriba de la línea lenta en una reversión ascendente, y de arriba abajo en una reversión descendente. Sin embargo, en tendencias no funciona de esta manera. Por ejemplo, en un mercado con tendencia ascendente, el oscilador puede llegar a sobrecomprado y permanecer allí durante períodos prolongados a medida que las acciones suben.

Al evaluar las desaceleraciones, busque señales de que la desaceleración es solo eso y no una reversión. Aunque no puede estar seguro, las posibilidades de una reversión disminuyen si la acción ha retrocedido a un nivel de base, como un promedio móvil o un mínimo anterior. Además, si la acción puede superar el valor máximo del día anterior, puede ser un signo de que la desaceleración está terminando y que está lista para reanudar su tendencia ascendente. Al observar la Figura 1 y la Figura 2, podemos ver que las acciones A y B han retrocedido y mantenido sus promedios móviles de 20 días. Hasta aquí, todo bien.

Ahora, mire el último día de negociación para cada acción. Las acciones A no pudieron operar por encima de su máximo del día anterior, ya sea en forma intradía o de cierre. Además, cerró sobre dónde abrió y lo hizo en el medio de un rango estrecho, mostrando todos los signos de que los compradores carecían de convicción.

Al mirar más cerca, la línea %D indica que las acciones no están sobrevendidas, lo cual es muy bueno y típico de una tendencia ascendente. Sin embargo, las líneas estocásticas no se han cruzado; como puede ver, %K todavía está por debajo de %D. Si %K hubiera cruzado %D, eso mostraría un poco más de fortaleza alcista.

En una nota positiva, el volumen fue relativamente ligero: el volumen pesado puede ser un signo de peligro cuando las acciones se mueven en la dirección opuesta de la tendencia.

El último día de negociación en las acciones B cuenta una historia diferente. Las acciones no solo pudieron operar intradía a través del alto del día anterior, sino que también se logró cerrar por encima de ellos. Además, tenía un día de amplio rango con un cierre cercano a la parte superior. Todos estos signos indican que los compradores han ganado el control y que la desaceleración podría terminarse, especialmente porque esta acción de precio se logró en un volumen superior al promedio. Además, los estocásticos muestran que ni %K ni %D están sobrevendidos, lo que indica fortaleza. Además, %K ha cruzado %D, que es otro signo alcista.

Las acciones B parecen el candidato más fuerte para el día siguiente.

Figura 1: Source: StreetSmart Edge®
Figura 2: Source: StreetSmart Edge®

Simplifique su selección de acciones

La selección de acciones no tiene que ser difícil, pero sí deben ser flexibles. Busque mercados que estén en movimiento y esté dispuesto a no operar o a ir corto, así como a ir a largo plazo. Finalmente, y quizás lo más importante, debe ser disciplinado. No deje que las malas operaciones inevitables se conviertan en desastres. Mantenga las pérdidas pequeñas y viva para operar otro díay.